La guerra llega a nuestra sala de espera

Matthew Anderson

Resumen


Cerca de 10,000 kilómetros separan a Bagdad de nuestro Centro Comunitario de Salud en el Bronx, el distrito más pobre de los cinco de la ciudad de Nueva York. De manera oficial, los Estados Unidos de América no están en guerra ni con Irak, ni con Afganistán; la Constitución de los Estados Unidos designa al Presidente como comandante en jefe de las fuerzas armadas, pero reserva al Congreso el poder de la declaración de guerras. A pesar de que el Congreso no ha declarado ninguna guerra desde el 8 de diciembre de 1941, hemos peleado conflictos bélicos importantes en Corea, Vietman e Irak, así como llevado a cabo un sin fin de "acciones militares" en todas partes del mundo. En el momento actual, nuestro Presidente dice que estamos involucrados en una "guerra en contra del terrorismo" y en otra "por la liberación de Irak".
Sin duda alguna, ha sido principalmente la población civil iraquí la que ha sufrido pérdidas devastadoras durante esta guerra, hecho que ha sido bien documentado en otras partes del mundo (ver los excelentes reportajes de Medact sobre la guerra en Irak, disponibles en: www.medact.org). Sin embargo, la guerra también está presente en nuestra comunidad y en nuestra práctica médica. El hecho de que el peso de la guerra haya impactado principalmente a nuestras comunidades pobres, ha tendido a ser invisible, por lo que, en adelante, trataremos de hacer este impacto evidente.

Texto completo:

PDF

 

Please feel free to comment on this article:

blog comments powered by Disqus


Oficinas Editoriales: Asociación Latinoamericana de Medicina Social (ALAMES) Región Cono Sur, Cassinoni 1440 – 802, CP 11200, Montevideo, Uruguay & ALAMES Región México, A.C., San Jerónimo 70 – 1, Col. La Otra Banda, CP 01090, México, D.F.
E-correo: socmed.medsoc@gmail.com
Teléfono: (52-55) 51 71 96 19

Departmento de Medicina Familiar y Social de la Escuela de Medicina Albert Einstein, Centro Médico Montefiore, Bronx, New York, 10461