La política social como vacuna social / Social Policy as Social Vaccine

Jalil Safaei

Resumen


Antecedentes:

Los predicamentos que han afectado en lo social y lo económico a tantas naciones del mundo atestiguan la incapacidad del andamiaje institucional de las sociedades dónde el individualismo y las fuerzas del mercado han tomado el papel protagónico en la toma de decisiones y administración de sus recursos. La desigualdad en salud y riqueza, la polarización de la brecha entre ricos y pobres, precariedad laboral, la creciente exclusión social de los marginalizados y las amenazas inminentes al medio ambiente son más agudas que nunca. De manera simultánea las fuerzas sociales progresistas y la capacidad equilibrarte de los gobiernos han cedido ante la prevalencia de las fuerzas neoliberales. Este sombrío estado de cosas sólo puede llevar a más problemas y a una frustración creciente por parte de quienes buscan alternativas al status quo y que han tenido resultado positivo en ciertos países.

Objetivos:

Este estudio asume la posición de que el involucramiento de instituciones colectivas democráticas (e.d. organizaciones locales y gobierno a todos niveles) en la definición de prioridades sociales y la orientación de recursos hacia las mismas corregiría o mitigaría muchos de los problemas socioeconómicos que hoy nos desafían. Pretende mostrar que las políticas sociales integrales podrían prevenir la emergencia de tales problemas y contenerlos, funcionando como una especie de vacuna social.

Metodología:

El estudio utiliza datos macroeconómicos e indicadores sociales de los países de la OECD para examinar empíricamente la relación entre los indicadores de bienestar social por un lado y las medidas implementadas para la política social por el otro, controlando para variables macroeconómicas asociadas.

Resultados:

Los resultados empíricos indicas que los mejores escenarios de salud de la población están consistentemente asociados con políticas sociales más fuertes que incluyen gasto social tanto en salud como los otros rubros sociales. También muestran cifras de pobreza más bajas y desigualdades económicas menos pronunciadas vía impuestos y transferencias correspondientes a un gasto social más elevado. Índices de criminalidad más bajos, en particular homicidios se muestran asociados a tasas de desempleo más bajas con menos desigualdad económica.

Conclusión:

El aumento en el bienestar y protección social son justificables como fin en sí mismos; no obstante, incluso desde un punto de vista meramente racional basado en el costo-beneficio de las políticas sociales se puede encontrar en las mismas una herramienta para vacunar a una población contra una salud precaria, pobreza, inequidad y crimen.

Abstract

Background: The social and economic vows that have inflicted many countries around the world are testimony to the inability of current institutional make up of societies where individualism and market forces by and large have taken the leading role in directing societies’ choices and resources. Problems of inequities in health and wealth, the widening gaps between the rich and the poor, employment insecurities, the growing social exclusion of the marginalized and the looming environmental concerns are acute as ever. At the same time the progressive social forces and the counter-balancing capacity of governments are being undermined by the prevailing neo-liberal forces. This sober state of affairs can only lead to more problems and a growing frustration on the part of those who seek alternatives to the status quo that have actually produced better results in certain countries.

Objective: This study takes the position that the involvement of democratic collective institutions (e.g. local organizations and governments at all levels) in setting societal priorities and directing resources towards achieving those priorities would avoid or mitigate many of the socioeconomic problems facing us today. It aims to show that comprehensive social policy could prevent the emergence of such problems and contain the problem that remain, effectively working as a social vaccine.

Method: The study uses macroeconomic panel data and socioeconomic indicators from OECD countries to empirically examine the relationships between indicators of social wellbeing on the one hand, and measures of social policy on the other while controlling for relevant macroeconomic covariates.

Results: The empirical results indicate that better population health outcomes are consistently associated with stronger social policies including social spending on health and total social spending. Also, they show lower poverty rates and income inequality

Texto completo:

PDF

 

Please feel free to comment on this article:

blog comments powered by Disqus


Oficinas Editoriales: Asociación Latinoamericana de Medicina Social (ALAMES) Región Cono Sur, Cassinoni 1440 – 802, CP 11200, Montevideo, Uruguay & ALAMES Región México, A.C., San Jerónimo 70 – 1, Col. La Otra Banda, CP 01090, México, D.F.
E-correo: socmed.medsoc@gmail.com
Teléfono: (52-55) 51 71 96 19

Departmento de Medicina Familiar y Social de la Escuela de Medicina Albert Einstein, Centro Médico Montefiore, Bronx, New York, 10461